Anestesia

Anestesia y Terapia Intensiva

La anestesia ha desempeñado un papel transcendental para convertir las intervenciones quirúrgicas en una opción terapéutica viable del cuidado de la salud. Indudablemente, no hay procedimiento quirúrgico que se pueda efectuar de manera humanitaria si no hubiera forma de mantener al paciente sin dolor.

Existen dos categorías básicas de anestesia: la anestesia general, que mantiene inconsciente al paciente, y la anestesia local o regional, que bloquea la sensación en un área particular del cuerpo. Baxter es líder en la fabricación de productos para anestesia general, que incluyen gases anestésicos o anestésicos inhalados y fármacos para terapia intensiva relacionados con la anestesia.

Al aplicar anestesia general, existen varios objetivos adicionales a la protección del paciente contra el dolor durante la cirugía. Es necesario inmovilizar al paciente, y lograr una relajación muscular suficiente para permitir al cirujano cortar a través del tejido. El flujo sanguíneo y la función cardiaca y pulmonar deben ser monitorizados cuidadosamente. Otro objetivo es eliminar el recuerdo del trauma infligido al cuerpo del paciente.

Para lograr todos estos objetivos, se utilizan diferentes anestésicos, en forma de gases e inyectables, sin embargo, los gases o anestésicos inhalados son los más efectivos.

Portafolio de Productos

Baxter es la única compañía que ofrece tres de los anestésicos inhalados modernos que se utilizan con más frecuencia para inducir la anestesia general. Estos anestésicos incluyen los anestésicos inhalados SUPRANE (Desflurane USP), Sevoflurane USP y FORANE (Isoflurane USP).

Oportunidades de Crecimiento

Baxter se inició en el campo de la anestesia en 1998 cuando adquirió Ohmeda Pharmaceutical Products, localizados en New Providence, Nueva Jersey. Actualmente, los anestésicos inhalados se utilizan de manera más extensa en los mercados desarrollados, pero se están utilizando cada vez más en los mercados en vías de desarrollo, lo que representa una oportunidad de crecimiento para Baxter. Las oportunidades futuras también incluyen el uso potencial de anestésicos inhalados en las salas de terapia intensiva, ubicadas fuera de las salas de operaciones. Actualmente, por ejemplo, en la mayoría de las salas de terapia intensiva se utilizan anestésicos inhalados para mantener a los pacientes sedados mientras se recuperan de sus heridas o de alguna cirugía.