Hemodiálisis

Qué es la Hemodiálisis

La hemodiálisis es un tratamiento que permite remover las toxinas y el exceso de líquidos mediante el uso de una máquina y un dializador, también conocido como: riñón artificial.

Los pacientes en Hemodiálisis requieren ser dializados tres veces por semana durante 3 a 4 horas. Una porción de sangre es extraída del paciente a través del acceso vascular (ya sea catéter o fístula) se limpia a través de un filtro o dializador. Posteriormente la sangre regresa al organismo, por el mismo acceso vascular.

Las toxinas y el exceso de líquidos se acumulan en el cuerpo del paciente, entre cada sesión, por lo que la dieta e ingesta de líquidos es muy restringida.

El principal riesgo en esta terapia es la posible formación de coágulos dentro del sistema, así como las infecciones del acceso vascular.

Acceso a la Hemodiálisis

Un cirujano realizará una operación para colocar un acceso y obtener su sangre para el proceso de hemodiálisis.

Si es posible, el cirujano atará una vena y una arteria juntas para formar una fístula. Este es el mejor tipo de acceso. Si sus venas son pequeñas o débiles, el cirujano insertará un injerto en lugar de formar la fístula. El injerto consiste en un tubo suave conectado a una arteria en un extremo y a una vena en el otro. La sangre corre a través del injerto. Ambos, la fístula y el injerto están debajo de la piel. Es posible que un acceso permanente tarde varios meses para sanar apropiadamente. Si usted requiere diálisis antes de que se coloque el acceso permanente, el doctor creará un acceso temporal. Esto se realiza colocando un tubo especial, llamado catéter, en un vaso grande debajo de la clavícula o en la pierna.

Click para agrandar

 

Ventajas y Desventajas de la Terapia

Ventajas

  • Enfermeras y técnicos realizan el tratamiento
  • Tiene contacto regular con otros pacientes de hemodiálisis y personal
  • Usualmente se realizan 3 tratamientos por semana, cuatro días libres
  • No requiere de equipo o suplementos en casa

 

Desventajas

  • Debe viajar al centro 3 veces por semana con un horario fijo
  • Requiere un acceso permanente, usualmente en su brazo
  • Requiere la inserción de 2 agujas para cada tratamiento
  • Requiere de una dieta restringida y una toma limitada de fluidos
  • Corre cierto riesgo de infección
  • Posible incomodidad como cefalea, náusea, calambres en las piernas y cansancio